Nuevos grupos de apoyo para trabajadores agrícolas tienen como objetivo curar el trauma generalizado

SeoMarketing

Apasionado por el Marketing Digital

17 de mayo de 2021

Un trabajador agrícola migrante que vive en los EE. UU. Puede sufrir múltiples tipos de trauma y estrés a lo largo de su vida. Las experiencias comunes en el lugar de trabajo incluyen violencia y acoso sexual, exposición a pesticidas, bajos salarios y protecciones limitadas en el lugar de trabajo, y temor a ser blanco de inmigración u otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Aquellos que huyeron de un país violento antes de llegar a los EE. UU. También pueden tener un historial previo de trauma y sentirse implacablemente vigilantes por su seguridad.

“Todas esas son circunstancias traumáticas que están sopesando y soportando todos los días”, dice Mónica Ramírez, abogada de derechos civiles y fundadora y presidenta de la organización de defensa sin fines de lucro Justice for Migrant Women, con sede en Ohio.

La pandemia de COVID-19 solo agravó la carga. De repente, se esperaba que los trabajadores agrícolas se presentaran a trabajar para alimentar al país durante una emergencia de salud, y luego muchos volvían a casa con armarios vacíos y la posibilidad de que una infección por COVID se extendiera por su hogar.

Ramírez decidió abordar estos desafíos psicológicos y emocionales únicos al lanzar Healing Voices, un programa diseñado para llegar a los trabajadores agrícolas con recursos y apoyo de salud mental. La iniciativa tiene como objetivo facilitar la “curación integral” para algunos de los 3 millones de trabajadores agrícolas que han experimentado traumas en su trabajo y en su vida personal. El objetivo es ayudar a las trabajadoras agrícolas y las mujeres migrantes a sentirse apoyadas y seguras mientras buscan formas de superar sus experiencias. Los socios del proyecto incluyen la Fundación Eva Longoria y el Programa Nacional Head Start Migrante y Temporal, que actualmente está reclutando participantes. Healing Voices está financiado por The Workers Lab y Collective Future Fund.

El trabajo comienza en junio con un piloto de varios grupos de apoyo de Zoom dirigido por un terapeuta. Si los participantes no tienen un dispositivo o capacidad de Internet, serán elegibles para un estipendio para pagar ambos gastos.

El piloto brindará a casi 100 participantes la oportunidad de hablar sobre su bienestar y aprender habilidades como cómo nombrar las emociones y cómo respirar conscientemente para contrarrestar la respuesta del cuerpo al estrés. Otros temas incluyen la crianza de los hijos y las fortalezas desarrolladas durante la pandemia. Si bien los participantes discutirán definiciones básicas de experiencias como depresión, ansiedad y trauma, Ramírez dice que el plan de estudios evita la jerga clínica. En cambio, Healing Voices está presentando a sus grupos de apoyo como una red alentadora de pares.

Ramírez espera que este enfoque atraiga a los trabajadores agrícolas que, de otro modo, rechazarían los servicios de salud mental debido al estigma que puede acompañar a la vulnerabilidad emocional en la cultura estadounidense y en algunas comunidades latinas. Los grupos de apoyo incorporarán la tradición de los “círculos de conversación” de los trabajadores agrícolas, o conversaciones informales arraigadas en experiencias compartidas, así como capacitación en autodefensa que ha definido los métodos de organización de los trabajadores agrícolas durante décadas.

Healing Voices también se asoció con Latinx Therapy, una organización comunitaria que se enfoca en el bienestar y alberga un directorio de terapeutas con experiencia en el trabajo con clientes de ascendencia latina o hispana.

Adriana Alejandre, terapeuta matrimonial y familiar con licencia y fundadora de Latinx Therapy, dice que los terapeutas involucrados en el piloto tienen una conexión personal o familiar con el trabajo agrícola migrante, o tienen experiencia en el tratamiento de trabajadores agrícolas. Alejandre dice que el plan de estudios se basa en prácticas establecidas como la terapia cognitivo-conductual, que se basa en el desarrollo de habilidades, pero también incorpora técnicas que reflejan las identidades y antecedentes culturales de los trabajadores agrícolas. Por ejemplo, Alejandre dice que los terapeutas de Healing Voices intentarán evitar crear una jerarquía en los grupos de apoyo porque podría desalentar el comportamiento de búsqueda de ayuda.

“Creemos que es importante que los participantes se sientan en control de su trato y creen confianza e igualdad en el grupo”, escribió Alejandre en un correo electrónico de seguimiento.

“La humildad cultural es algo realmente importante para proyectos como este”.

Una vez que el piloto esté en marcha este verano, Healing Voices planea ofrecer recursos para los trabajadores agrícolas sobre cómo crear su propio grupo de apoyo dirigido por pares.

La visión de Ramírez, sin embargo, es más amplia que brindar apoyo de salud mental a los trabajadores agrícolas. Ella espera que la iniciativa Healing Voices ilumine las conexiones entre las malas condiciones laborales y el bienestar de las personas, y su objetivo es hacer que los empleadores sean responsables de brindar atención de salud mental cuando sus empleados experimentan abuso emocional en el trabajo.

“Quiero ver el día en que nuestro gobierno federal considere la salud mental como un problema de seguridad y salud ocupacional”, dice.

Quizá tambén te interese leer …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat