Gillmor Gang: Walk the Dinosaur

SeoMarketing

Apasionado por el Marketing Digital

2 de mayo de 2021

Clubhouse organizó otra excelente conversación entre Josh Constine y el zar del audio de Facebook, Fidji Simo. El formato sigue brillando, ya que una vez más me vi obligado a elegir entre Rachel Maddow o Lawrence O’Donnell de MSNBC y simplemente audio. JPA ganó al irse. La charla fue nítida y las estrategias llenas de optimismo sobre la economía creadora. Monetización, cebado de la bomba emergente, etc. Si esto fuera la fiebre del oro, habría cielos azules por delante para picos, palas y sartenes.

Sigue siendo difícil escuchar hablar al creador. Si este es el momento para los creadores, entonces, ¿cuál es el momento para que los escuchemos? La pregunta es quién se queda con el extremo más corto de la criptografía, un juego de suma cero donde los perdedores son el equivalente a quién compra caro y vende bajo. Supongo que en el elegante mundo de las startups, vale la pena ser uno y no los otros nueve de diez.

Todavía es muy emocionante ver el resultado a una distancia segura de la zona cero. Una vez que las empresas de tecnología se queden sin espacios al comienzo de la carrera, habrá muchas industrias esperando a que se disipe el humo temprano. Walmart, ¿mesa para dos? Esta no es una historia de audio en vivo, sino más bien una realineación de las industrias de medios en torno a las notificaciones. Abordemos la reconstrucción de la economía y nuestra forma de vida desde adentro hacia afuera, o hacia atrás, en una especie de visión de ingeniería inversa reproducida hacia adelante como un solo de guitarra de los Beatles.

Antes del virus, pensábamos en la vida como días laborables y fines de semana, semana laboral o vacaciones, una serie de no feriados puntuados por fines de semana largos cada 6 a 8 semanas aproximadamente. ir al cine el viernes a ver los programas políticos el domingo. Soportar la pesadilla de Trump, sedarnos con la economía compulsiva mientras navegaba por la interrupción de la transmisión, adicto a nuestros teléfonos y asombrado por las posibilidades de la mente colmena. Las cosas cambiaron y luego la plaga golpeó.

Ahora nos dimos cuenta de nuestra locura, no al asumir lo inasumible, sino al pensar que teníamos alguna pista de cuánto tiempo teníamos para soñar con el futuro. Nuestra fe en la tecnología seguía ahí, pero no necesariamente en cómo funcionaría. Salvarnos era un objetivo, no algo seguro ni cercano. Contuvimos la respiración. Y tuve una suerte increíble. El tiempo se invirtió y, al sobrevivir, encontramos una gracia desesperada en atesorar nuestras redes de familiares y amigos.

Por mucho que sabíamos que todo era diferente, nos sorprendió lo rápido que nos adaptamos a la crisis. El rápido despliegue de la tecnología móvil y social durante las últimas dos décadas se ratificó, aceleró y se convirtió de repente en algo importante. No es de extrañar que las empresas tecnológicas pudieran consumir la ola; la oleada de startups se financió comiendo su propia comida para perros. Recuerde Y2K, donde todavía no era seguro que hubiera un ROI real para la colaboración, o el software grupal, ya que estaba encasillado.

Se hizo mucho más difícil decir que la colaboración digital no era realista. La nube convirtió la transformación corporativa en un servicio de suscripción que entra y gira para adaptarse al mercado como una estrategia de salida viable. Las empresas emergentes podrían escalar sin apuestas multimillonarias, lo que dejaría a los titulares empresariales sin más remedio que adoptar el software como servicio para sobrevivir. Las computadoras portátiles de consumo, TCPIP y los módems de 2400 baudios se convirtieron en la plataforma donde la innovación continua encontró un hogar, virtualizando la oficina como un conjunto de servicios familiares implementados tanto en computadoras de escritorio como en teléfonos.

Las notificaciones se convirtieron menos en una fuente de interrupciones y más en la forma más rápida de gestionar los flujos convergentes del trabajo y la vida personal. Estas alertas intermitentes nos permitieron navegar por múltiples conversaciones e interacciones según fuera necesario. Las herramientas de colaboración orquestaron la abstracción del correo electrónico con mensajería grupal, las videoconferencias se convirtieron en una herramienta que ahorra tiempo y es fácil de incorporar, y el uso compartido de la pantalla es un reemplazo de la TI. Y todos se sentaron en la columna vertebral de las notificaciones, lo que redujo el conflicto de canales y cambió los aspectos sociales del compromiso del equipo a una base más personal. Y luego ocurrió la pandemia.

¿Es de extrañar ?, pregunta la canción de Bowie. La etiqueta de notificación comienza al amanecer con el resumen de la noche a la mañana, rastrea las noticias mientras se evita la repetición del cebo ocular de las redes de cable y crea un calendario de cosas en las que hacer clic o almacenar para el tiempo libre o para una reunión. No, no es de extrañar que el audio se adapte cada vez más a este cambio climático de trabajo desde cualquier lugar. Las campanas de notificación distinguen entre alertas críticas, alertas de estacionamiento y desplazamientos ignorables. Los boletines se convierten en refugios para leer en caché de 10 minutos, administrar audio en vivo y podcasts grabados, y un punto de reunión para el análisis de influencers. Este último ofrece valor no solo para los creadores sino también para los consumidores, también conocidos como tippers.

El carro del creador suena prometedor, pero ¿a quién le importa qué plataforma principal captura la pole position? Me gusta el trabajo de Clubhouse al establecer una nube social complementaria a través de notificaciones. Me gusta Twitter Spaces como un controlador para presionar un botón de grabación en la interfaz de usuario para todos, tal como lo hace Anchor para los podcasts. Me gusta la idea de que Facebook se cuele en el campo de juego permitiendo que Instagram apague el video. Wow gracias. Me encanta cómo Josh Constine parece haber aterrizado en el lugar correcto para triangular sus habilidades de casting de empresas, su delicadeza periodística, su práctico resumen de las llamadas y su estrategia directa al podcast.

Pero estos primeros ganadores en formato y estilo pronto deberían dar paso a un diálogo más constructivo entre los creadores y sus oyentes. Las plataformas de boletines parecen haber argumentado que algunos escritores exitosos pagarán por desarrollar herramientas para respaldar suscripciones, distribución, servicios legales, análisis y más. Sigo queriendo retroceder directamente con personas específicas en la sala, pero Clubhouse no quiere que eso suceda de forma nativa. Somos audio en vivo, no chat, no dicen, pero insinúan. ¿Qué pasaría si los oyentes pudieran registrarse para recibir (y enviar) comentarios a través de alguna forma de mención grupal? Los moderadores podrían aprovechar eso e invitar a las personas al escenario a interactuar con los oradores. Descubrimiento orgánico de talento e impacto. Inscríbeme.

del boletín de Gillmor Gang

__________________

La banda de Gillmor: Frank Radice, Michael Markman, Keith Teare, Denis Pombriant, Brent Leary y Steve Gillmor. Grabado en vivo el viernes 25 de abril de 2021.

Producida y dirigida por Tina Chase Gillmor @tinagillmor

@fradice, @mickeleh, @denispombriant, @kteare, @brentleary, @stevegillmor, @gillmorgang

Suscríbase al nuevo boletín de Gillmor Gang y únete al canal secundario aquí en Telegram.

The Gillmor Gang en Facebook … y aquí está nuestro programa hermano G3 en Facebook.

Quizá tambén te interese leer …

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat